Camino Soria, Camino Siria

La idea de este proyecto se gestó tras la experiencia de una profesora de nuestro claustro que nos contó que no podía hacer que una de sus alumnas parara de llorar. Entre sollozos, la niña le comentó que había leído en las noticias que querían bombardear Soria. Después de tranquilizarla y de explicarle que se trataba de una errata y que lo que iba a ser bombardeado se encontraba a unos 5000 km de nuestra querida Soria, decidimos hacer un ejercicio con nuestros alumnos para comparar dos realidades no tan distintas y para sensibilizarles sobre el drama de los refugiados.

noticia

Desde la clase de religión comenzamos a trabajar la figura de José y María como los primeros refugiados. La familia de Nazaret  obligada a buscar un lugar donde poder alojarse nos ayudó a forjar  una experiencia pastoral y educativa que acabó englobando a todo el centro. Ante la buena acogida de la idea por toda la comunidad educativa, decidimos tratar el drama de los refugiados  desde todas las áreas y concretar el producto final para un día tan señalado como el día de la paz.

Concienciados de que “No hay camino para la Paz, sino que la Paz es el camino”, comenzamos a dar forma a este proyecto con la convicción de que no podíamos quedarnos en un solo acto o en un solo día. Sabíamos que lo acometido en las clases de religión era un primer paso, pero no teníamos claro cómo afrontar el resto del viaje.  La imagen de los refugiados ligeros de equipaje nos recordó los versos de Machado  y de ese posible último viaje.

“Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar”.

 

El poeta que mejor ha cantado a esta tierra nos había abierto no solo los ojos, sino que nos había proporcionado el hilo conductor para nuestro proyecto  porque como “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar” decidimos hacer un “Camino Soria –Siria” para acercarnos a su realidad…

Al igual que en el poema, hemos intentado que nuestros alumnos empatizaran con la situación de muchos refugiados que “al volver la vista atrás, ven la senda que nunca se ha de pisar”, unos emigrantes que no encuentran más camino que “estelas en la mar” y que se ven obligados a abandonar un proyecto vital, con la única esperanza de encontrar unos brazos abiertos que les acojan, les comprendan y que les ayuden a recuperar la dignidad perdida.

caminosoria
La canción de Jaime Urrutia y su “Gabinete Caligari” ha sido la banda sonora perfecta para este  viaje educativo originado gracias a la similitud lingüística entre Soria y Siria y a la confusión de una niña. Y entre versos y compases, un montón de actividades que esperamos hayan dejado una profunda huella en este camino que pretende recordar a nuestros alumnos que a pesar de nuestras diferencias, todos somos hijos de Dios.

Un patio convertido en un campo de refugiados, el testimonio en directo de voluntarios,  cartas a los refugiados, rutinas de pensamiento y lo mejor… las experiencias contadas y vividas por los alumnos, y lo que ha provocado la sensibilización  y su compromiso social.

Seguiremos trabajado y profundizando, esto no se termina, continúa y algo tendremos que seguir haciendo.

You may also like...